JORNADA DE EDUCACIÓN FINANCIERA PARA MICROEMPRENDEDORES Y ESTUDIANTES

 

Egresada de arquitectura, Lidia Estela Aguilar de 26 años, es una micro emprendedora que se gana la vida y el sustento diario con su pequeño negocio “Las flores de la abuela”, ubicado en su natal Ahuachapán.

Su negocio inició el 2017 cuando murió su abuelo, momento que aprovechó para elaborar los mejores arreglos de flores naturales. “La gente comenzó a preguntar quién hacía esos lindos arreglos”, nos contó Lidia Estela, que está a punto de concluir una carrera universitaria.

Ella, junto a 20 micros emprendedores más, se presentaron al taller financiero sobre “Inclusión Financiera”, impartido por la especialista de la Superintendencia del Sistema Financiero, Maritza Alberto.

EL DATO
Inclusión Financiera es el acceso a servicios financieros de calidad, a menor costo y cerca de su lugar de trabajo o domicilio, por parte de la población.

 

“La inclusión financiera es un tema transversal a las diversas áreas, pues tiene que ver con tecnología y su objetivo es incorporar a sectores tradicionalmente excluidos de la dinámica financiera como por ejemplo los micros empresarios”, dijo la Facilitadora.  

Según el Banco Mundial, más de 200 millones de microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), formales e informales, en las economías emergentes carecen del financiamiento adecuado para prosperar y crecer. Las MIPYMES señalan que las principales razones para no tener una cuenta son la falta de una garantía y un historial crediticio, y la existencia de negocios informales, destacó la especialista.

“En lo particular me ayudará a promocionar mi negocio”, comentó Lidia Estela, quien vende arreglos florales, frutales y mixtos, entre $15.0 y $40.0 dólares. El mes más malo para vender es junio”, se lamentó, pero sin perder la visión de su microempresa.

Al taller asistió también Ana Cecilia Velásquez junto con su hijo Samuel Mateo de seis meses de nacido. Esta joven madre es propietaria de la pastelería “Dulces suspiros”, ubicada en el Cantón Chancuyo de Ahuachapán.

Ambas mujeres recibieron capital semilla de la Comisión Nacional para la Micro y pequeña Empresa (CONAMYPE) por un monto de $3,000.00 dólares.

Tanto Lidia Estela como Ana Cecilia expresan su interés en tener acceso a los servicios y productos financieros que brindan las entidades reguladas. “No me gustaría que una empresa financiera me excluyera de algún servicio”, dijo Ana Cecilia al referirse al tema.

Dicho taller financiero fue desarrollado en el Centro Juvenil El Salvador Korea (KOIKA), ubicado en Ahuachapán.

Siempre en la zona occidental del país, la Superintendencia se trasladó hasta el Centro Escolar Dr. Humberto Quinteros para capacitar un grupo de alumnos de plan básico, con el tema “Cómo elaborar un presupuesto, diferencia entre ahorro e inversión”. Este taller fue conducido por Daniela Rivas, estudiante de la Universidad Católica de El Salvador (UNICAES) que realiza una pasantía en la SSF.

También en San Salvador se capacitaron otro grupo de estudiantes de diferentes centros educativos nacionales. En el Instituto Nacional Técnico Industrial 20 alumnos recibieron el taller financiero sobre “Conociendo sobre el sistema de ahorro para pensiones”, capacitación que fue impartida por Juan Francisco Trinidad, y estudiante de la Universidad Dr. José Matías Delgado que hace si pasantía en la SSF.

Otros dos grupos de estudiantes de plan básico y bachillerato del Complejo Educativo Walter Soundy, se capacitaron con el tema “Tipos de crédito, tarjetas de crédito, tasas de interés, deberes y derechos de los usuarios e historial crediticio”, correspondientes a los turnos matutino y vespertino.

La jornada de capacitación del día jueves 3 de julio de 2019 concluyó con un total de 135 capacitados en diferentes temáticas.

San Salvador,  04 de julio de 2019