MI SUEÑO ES ESTUDIAR CONTADURÍA PÚBLICA EN LA UNIVERSIDAD

José Rigoberto Méndez de 18 años es un joven que reside en el Cantón La Puente del municipio de Juayúa en Sonsonate. Él nos dijo que su sueño es estudiar licenciatura en Contaduría pública en la universidad. Para conseguirlo ya dio el primer paso. Se graduó del Diplomado de Cajero Bancario, impartido por Club Digital de Programadores Ahuachapanecos (CDPAC).

Todos los sábados se levantaba a las 3:30 a.m. para caminar dos kilómetros desde su Cantón hasta Juayúa y luego se trasladaba en la ruta 249 para llegar al CDPAC en Ahuachapán, entidad educativa beneficiaria del Programa de Educación Financiera de El Salvador.

Luego de graduarse del Diplomado este joven decidió regresar al CDPAC para recibir los módulos de educación financiera como ahorro y presupuesto, créditos y tarjetas de crédito, seguros, pensiones e inclusión financiera, entre otros.

La Directora del Centro de Estudios, Licda. Yeni García afirmó que estos conocimientos son valiosos ya que mediante el desarrollo de habilidades y actitudes se persigue que ellos tomen las mejores decisiones a nivel personal y económico.

San Salvador,  25 de septiembre de 2019

El martes 24 de septiembre José Rigoberto se dirigió una vez más a dicho centro de estudios para conocer más del Programa de Educación Financiera de El Salvador, en esta ocasión recibió el tema mercado de valores. “Donde vivo no llega el transporte pero eso no impide hacer realidad mis sueños, que es ir a la universidad y conseguir un empleo digno”, afirma.

Y es que la Superintendencia del Sistema Financiero por medio de sus pasantes universitarias que realizan horas sociales brindó el taller financiero sobre Mercado de valores a 44 jóvenes de escasos recursos económicos que en su mayoría viven en zonas aledañas a Ahuachapán en el marco del Programa de Educación Financiera de El Salvador.

Este Programa pretende contribuir a la mejora de la cultura financiera de niños, jóvenes y adultos, dotándoles de herramientas, habilidades y conocimientos básicos para que en el futuro adopten decisiones financieras informadas y apropiadas; de igual manera atender a estudiantes de tercer ciclo, bachillerato y universitarios, ya que es la generación más próxima a ingresar a la vida laboral y productiva del país.