UNA HISTORIA DE ÉXITO E INSPIRACIÓN
Dedicado a los jóvenes con deseos de superarse

Quince mujeres y dos hombres decidieron unirse para emplearse a sí mismos y buscar una solución a sus problemas económicos.

Se trata de la Asociación Cooperativa de Producción Artesanal Aprovisionamiento y Comercialización de Miniaturas Ilobasquenses de Responsabilidad Limitada, ARTILOBASQUENSE de RL., fundada en el año 2003.

Los 17 emprendedores trabajan todos los días, dependiendo de la cantidad de pedidos, para fabricar una amplia variedad de productos artesanales en barro, cuya marca comercial es “Divinuras”. Así lo afirma su Presidenta, Ileana Castro, una joven de 28 años de edad originaria del municipio de Ilobasco y con estudios técnicos en desarrollo turístico.

Ileana y 16 personas más tomaron la iniciativa de aprender el arte del barro y formar una Cooperativa con el objetivo de aportar económicamente a sus familias. “La Cooperativa funciona desde el año 2003 y se trata de auto emplearnos como una alternativa para atraer ingresos”, comentó.

Su labor en la cooperativa es multifacética, pues no solo de fabricar los productos de barro, sino que también lleva la administración de la Cooperativa, sus estados financieros y el pago de salarios, etc. “Considero muy importante recibir conocimientos financieros para tener un mejor control de nuestras finanzas, sobretodo tomar las mejores decisiones”, expresó.

La jornada de los cooperativistas es intensa; desde muy temprano, ellos se trasladan hasta las instalaciones del Centro de Desarrollo Artesanal (CEDART) y a las 7:30 a.m. inician sus labores con la preparación del barro, el cual compran en polvo. “Nos repartimos las actividades, mientras unas personas adecúan el área de trabajo, otras preparan los materiales a utilizar, la meta es tener el pedido a tiempo y listo para entregar”, explicó.

Los productos que los Artilobasquenses elaboran son miniaturas en barro, como sorpresas y muñequitos navideños, macetas, luminarias, jarrones, vajillas y objetos decorativos para paredes y escritorios. “En estos tiempos es difícil conseguir un empleo formal, entonces debemos rebuscarnos para salir adelante”, enfatizó Ileana Castro.

“Tener un autoempleo es muy valioso y tiene muchas ventajas, ya que estamos cerca de nuestras familias y a la vez estamos desarrollando nuestras capacidades y habilidades para la elaboración de productos hechos a base del barro”, finalizó.

Su historia la conocimos en el marco del taller de educación financiera sobre “El ahorro y cómo proyectarse metas financieras”, dirigido a 40 micros y medianos empresarios que intervienen en el tejido empresarial de la zona. Dicho taller fue desarrollado el miércoles 13 de noviembre de 2019.

El taller fue solicitado a la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), por la Comisión Nacional para Micro y Pequeños Empresarios (CONAMYPE) con el apoyo del CEDART y conducido por Josué Osvaldo González, Flor Campos y Lourdes Melgar, alumnos de la carrera de administración de empresas de la Universidad Centroamericana (UCA) y Pasantes de esta Superintendencia.

La iniciativa se brinda en el marco del Programa de Educación Financiera de El Salvador, cuyo propósito es dotarlos de conocimientos financieros, que les permitirán poner en práctica, técnicas y herramientas para fomentar la buena administración de las finanzas.

 

San Salvador,  19 de noviembre de 2019